Las 9 respiraciones

Esta ejercicio lleva a la purificación y armonización rápidamente. Se trata de 9 respiraciones que calman la mente y purifican los canales centrales energéticos del cuerpo.

Las 9 respiraciones tienen ligeras variaciones entre una escuela budista u otra, la que aquí les presento es la línea bon, trasmitida desde Tenzin Wangyal Rimpoché.

Los canales

Canal central azul: comienza en la zona baja del abdomen y asciende en línea recta hasta la coronilla. Se visualiza de color azul y su grosor es como un dedo pulgar.

Canales principales

Canal izquierdo rojo (derecho para las mujeres): a la izquierda estaría situado este canal del diámetro del dedo índice, de color rojo, se inicia en el canal central, 4 dedos por debajo del ombligo, y asciende hasta la altura de la frente, pasando por detrás de los ojos, y descendiendo finalmente y ligeramente hasta finalizar en la fosa nasal izquierda paralelo al canal anterior.

Canal derecho blanco (izquierdo para las mujeres): a la izquierda estaría situado este canal del diámetro del dedo índice, de color blanco, ascendiendo desde 4 dedos por debajo del ombligo hasta la frente, pasando por detrás de los ojos, y descendiendo ligeramente hasta finalizar en la fosa nasal derecha paralelo al canal anterior.

El canal central blanco purificamos la ignorancia, el exceso de presente, de dualidad, de ego, la desconexión de nuestra verdadera naturaleza.

En el canal izquierdo rojo, derecho para las mujeres, purificamos el apego, el exceso de futuro, la envidia, el aferrarnos a las cosas, el miedo al futuro y la preocupación. Representa la energía femenina, la sabiduría.

En el canal derecho blanco, izquierdo para las mujeres, purificamos la ira, la aversión, el exceso de pasado, la frustración, todos los obstáculos que nos vienen del pasado en el que pudimos quedarnos atascados. Representa la energía masculina, la acción, la determinación, las habilidades.

En realidad estos canales circulan entrelazándose unos con otros en cada chakra, a excepción del central que continúa recto, los otros dos realizan giros en cada chakra elevándose por el cuerpo. En cada chakra realizan un único giro, a excepción del chakra corazón donde realizarían tres giros que pueden comprimir la experiencia amorosa y el chakra cuando están saturados. La visualización de ellos rectos es para facilitar el trabajo.

Práctica de las 9 respiraciones

Con las piernas cruzadas, pierna derecha delante de la izquierda, la columna vertebral erguida, el pecho abierto, los codos ligéramente separados del cuerpo, colocamos la punta de los dedos pulgares de ambas manos en la base de los dedos anulares (postura de la ecuanimidad) y dejamos reposar las manos hacia arriba sobre los muslos. Esta postura la mantendremos hasta finalizar el ejercicio completo en ambas manos.

Por unos instantes visualiza los tres canales de luz, conéctate con la quietud del cuerpo, escuchando la calma y el silencio interior. Toma refugio interno. Deshazte de toda tensión que haya en tu cuerpo, en tus emociones o en tu mente. Puedes, si sientes que lo necesitas, reflexionar sobre aquello que quieres purificar o limpiar de tu mente.

Observa desde la plena conciencia, tu cuerpo, tus emociones y tu mente, comprendiendo cualquier obstáculo y permitiendo que se libere.

Posteriormente el ejercicio es opuesto si somos mujeres u hombres.

La visualización de los colores puede ayudar, pero en caso de que nos complique podemos emitirla.

Primera serie de las 9 respiraciones (limpiar el exceso de pasado)

Con la punta del dedo anular de la mano derecha, tapamos la fosa nasal derecha.

Inhalamos por la fosa nasal izquierda visualizando como tomamos energía pura, prana limpio, de un color verde brillante. Y visualizamos como el prana desciende por el canal izquierdo hasta la base del abdomen. Al completar la inhalación inhalamos un poco más de aire para sostener y concentrar la energía que hemos inhalado.

Al final la inhalación, durante la retención de aire, desbloqueamos la fosa nasal y tapamos la fosa nasal izquierda.

Exhalamos por la fosa nasal derecha mientras visualizamos como todo el prana y energía pura inhalada previamente limpia el canal derecho desde el abdomen, arrastrando todas las negatividades que salen de nuestro cuerpo en forma de un humo espeso que se disuelve en el espacio.

Al finalizar la exhalación, exhalamos un poco más de aire, en un pequeño y rápido esfuerzo, para terminar de limpiar y sacar toda la energía densa que estamos sacando.

Repetimos el ejercicio 3 veces a fin de completar las primeras 3 respiraciones. Según repites las respiraciones, visualiza como el canal está más blanco y brillante, claro y luminoso.

En las mujeres, al tener los canales en simetría con los hombres, se empezaría con el canal izquierdo y con la mano izquierda, tal cuál se describe en la siguiente parte.

Segunda serie de las 9 respiraciones (exceso de futuro)

Con la punta del dedo anular de la mano izquierda, tapamos la fosa nasal izquierda.

Inhalamos por la fosa nasal derecha visualizando como tomamos energía pura, prana limpio, energía verde brillante. Y visualizamos como el prana desciende por el canal derecho hasta la base del abdomen. Al completar la inhalación inhalamos un poco más de aire para sostener y concentrar la energía que hemos inhalado.

Al final la inhalación, durante la retención de aire, desbloqueamos la fosa nasal y tapamos la fosa nasal derecha.

Exhalamos por la fosa nasal izquierda mientras visualizamos como todo el prana y energía pura inhalada previamente limpia el canal izquierdo desde el abdomen, arrastrando todas las negatividades que salen de nuestro cuerpo en forma de un humo espeso que se disuelve en el espacio.

Al finalizar la exhalación, exhalamos un poco más de aire, en un pequeño y rápido esfuerzo, para terminar de limpiar y sacar toda la energía densa que estamos sacando.

Repetimos el ejercicio 3 veces a fin de completar las segundas 3 respiraciones. Según repites las respiraciones, visualiza como el canal está más rojo y brillante.

En las mujeres, al tener los canales en simetría con los hombres, realizarían la limpieza del canal derecho con la mano derecha, tal cuál se describe en la parte anterior.

Tercera serie de las 9 respiraciones (exceso de presente, de ilusión)

Con las manos sobre las piernas, sin dejar de presionar ligeramente con el pulgar la base del dedo anular, realizaremos las tres últimas respiraciones.

Inhalamos por ambas fosas nasales visualizando como tomamos energía pura, prana limpio, lo visualizamos de color verde brillante. Visualizamos como el prana desciende por ambos canales laterales ya purificados previamente hasta la base del abdomen.

Al completar la inhalación, inhalamos un poco más de aire para sostener y concentrar la energía que hemos inhalado, visualizando como dichas energías limpias que hemos purificado se encuentran y activan un fuego entre ambas.

Retenemos un instante permitiendo que se entremezclen los dos pranas que han descendido por los canales laterales en la intersección de los tres canales.

Exhalamos por el canal central visualizando como la energía asciende por dicho canal hasta la coronilla, por donde se abre el canal y exhalamos un humo denso que se disuelve en el espacio.

Al final de cada exhalación empuja ligeramente con el diafragma exhalando más fuertemente e imaginando que expulsas todos los obstáculos a través del chakra de la corona donde se disuelven en el espacio.

Repetimos el ejercicio 3 veces a fin de completar las segundas 3 respiraciones. Según repites las respiraciones, visualiza como el canal está más azul y brillante.

Tras terminar nos permitimos unos momentos para observar nuestro estado mental y la transformación que hemos vivido. Descansa en la Conciencia Despierta Abierta. Siente los tres canales más abiertos y claros, y la energía fluyendo limpia y clara. Permanece en ti unos instantes. No planees el futuro, no le des vueltas al pasado, no cambies el presente. Déjalo tal como es.

Con la práctica podrás realizar las 9 respiraciones en cualquier momenbto, incluso mentalmente, sin necesidad de la postura ni de bloquear las fosas nasales. También observarás como la visualización es más fácil y la concentración mayor en el ejercicio.

Si por alguna razón, el ejercicio no lo puedes completar, es bueno intentar realizarlo donde te hayas quedado, pero no empezar de nuevo. Luego si ves que lo necesitas realizar una vez más desde el principio.

Atención plena

El estado de la mente tiene dos fases:

Quietud y agitación.

Cuando la mente está en una fase de quietud, se siente calma, serenidad, entonces meditamos y permanecemos en esa quietud.

Cuando la mente está en agitación, contemplamos la mente, sus estados, su movimiento. No tenemos por qué cortar los pensamientos, ni evitarlos, contemplamos lo que está ocurriendo. Permanecemos atentos.

Al observar la mente como se mueve, sin intentar cambiarla, aparece la consciencia plena.

Dar un paso adelante, abandonar el pasado, tiene un trabajo de rescate de nuestra energía y atención de aquellas cosas viejas, que tal vez ocurrieron, tal vez no, pero hoy no nos alimentan, sino que nos obligan a permanecer en una ilusión llamada recuerdo, que ni si quiera existe.

Vivir el ahora es la clave, pero por momentos es normal que regresen divagaciones, tanto del pasado como del futuro. Ir a un lugar y recordar algo, buscar la ropa para vestirse y que llegue un pensamiento viejo a la cabeza, probar una comida y pensar en algo que ocurrió, es algo normal. El paso está ahí, en nuestra mente. Cada olor, sensación, gusto, imagen, nos puede recordar algo que ocurrió.

Entonces hay una forma sencilla de actuar.

En esos momentos, recoge la energía perdida ayer. Inhala y siente como recibes toda la parte de ti que perdiste, tu atención, tu alegría, tu consciencia, tu pedazo de alma que dejaste en ese instante, inhálalo. Luego exhala todo el dolor que recogiste, todo el temor, la angustia, la ansiedad que se quedó en ti. Todo aquello tan negativo a lo que te quedaste agarrado. Puedes hacerlo tres veces, tres respiraciones. Y sigues en el ahora.

Otro día mirarás ese objeto, ese lugar, esa persona, y será una visión mucho más plena, desde tu plena conciencia y en el momento presente.

De alguna manera actuamos igual cuando nuestros pensamientos se vayan hacia el futuro olvidando estar presentes. Tal vez mirando la agenda, o el reloj o imaginando lo que podrá ser. En esos instantes, respira, siente tu cuerpo y respira.

Pon toda tu atención en la respiración.

Eso es lo único real, tú y tu respiración. Tu y lo que ahora sientes.

Poco a poco esto se hace natural, sin esfuerzo. Cada vez que tienes un recuerdo, o una ansiedad por algo que aun no ha ocurrido, entonces respiras y siente tu cuerpo, tu sagrada presencia, tu conciencia plena en el ahora. Y el recuerdo deja de ser un obstáculo. La experiencia que fue se convierte en algo nuevo en ti, ya no es aquel recuerdo, eso lo has dejado ir, ahora es algo nuevo, se transformó transformándote. Tal vez es sabiduría, amor, libertad, pero sobre todo es consciencia. Todo recuerdo y toda ansiedad se transforma en luminosidad.

¿Y qué hacemos cuando toda nuestra mente está turbia? A veces nuestra mente va adelante y atrás y apenas sentimos lo que ocurre aquí y ahora, apenas respiramos. Entonces hay que regresar al trabajo inicial. A veces un solo día y parece que toda la claridad se pierde, pudiera ser que en una semana, en un mes, todo el trabajo realizado, esa claridad, esa luminosidad, parece que se pierde. A veces es un instante en que pasan muchas cosas a la vez, y luego cuesta regresar a esa paz mental.

Entonces hay que regresar al trabajo inicial. Respirar, soltar, dejar ir, hasta que no tengamos que hacer ningún esfuerzo para estar presentes.

Y cuando no tengamos que hacer ningún esfuerzo para estar presentes, continuamos alerta. Con atención plena en el estado de la mente.

Yo Soy la llama VIOLETA

El Rayo Violeta es la vibración de la transformación, disolución, cambio, muerte, liberación y espiritualidad.

Se regula desde el chakra coronario y nos impulsa hacia el cambio y la liberacion del dolor y de la oscuridad.

Se manifiesta con mayor fuerza el sábado

Arcangel Zadkiel y Saint Germain

Oración:

EN NOMBRE DE LA DIVINA PRESENCIA DE DIOS YO SOY

YO TE INVOCO

PARA QUE ENCIENDAS LA LLAMA VIOLETA DE LA TRANSMUTACIÓN

EN MI CUERPO, MI MENTE Y MI ESPÍRITU

Otra posible oración:

YO SOY LA AMADA PRESENCIA DE DIOS

YO SOY EL RAYO VIOLETA EN ACCIÓN

LIMPIANDO, SANANDO, PURIFICANDO, DISOLVIENDO Y CONSUMIENTO

TODAS LAS INARMONÍAS, LAS ENERGÍAS NEGATIVAS, LOS DESEQUILIBRIOS, LOS VAJOS ASTRALES Y LAS ENTIDADES QUE HAYA AQUI Y AHORA

YO SOY TRANSMURACIÓN

YO SOY LIBERACIÓN

Enseñanza de la llama violeta:

El rayo violeta, a diferencia de los demas rayos de luz, asciende desde lo mas profundo, transmutando cualquier desequilibrio y llevándonos a la mayor vibración espiritual posible.

Nos enseña a dejar ir el dolor, a abrirnos al cambio, a dejar de alimentar nuestras sombras y permanecer en la luz, la claridad y el equilibrio.

Yo Soy la llama DORADA

El Rayo Dorado o amarillo es la vibración de la sabiduría y la conexión. También es un color dificil de ver en un plano físico, es amarillo brillante. Es el rayo de la inteligencia, la iluminación, la belleza divina.

Se manifiesta con mayor fuerza el lunes

Arcángel Jofiél

Oración:

EN NOMBRE DE LA DIVINA PRESENCIA DE DIOS YO SOY

YO TE INVOCO

PARA QUE ENCIENDAS LA LLAMA DORADA DE LA SABIDURÍA

EN MI CUERPO, MI MENTE Y MI ESPÍRITU

Otra posible oración:

YO SOY LA AMADA PRESENCIA DE DIOS

YO SOY EL DORADO EN ACCIÓN

ILUMINANDO, CONECTANDO, ABRIENDO LA MENTE A LA SABIDURÍA SUPREMA

YO SOY SABIDURÍA

YO SOY CONEXIÓN DIVINA

YO SOY BELLEZA

YO SOY INTELIGENCIA

Enseñanza de la llama dorada o amarilla:

El rayo dorado nos enseña a calmar la mente y conectar con una sabiduría superior. Nos ayuda a tener una comprensión superior, a esperar el momento perfecto, a ser exactos, justos, a ser la mejor versión de nosotros mismos.

El rayo dorado nos conecta con la respuesta que necesitamos, con nuestros guias, con nuestra propia sabiduria superior.

Yo soy la llama ORO RUBI

El Rayo ORO RUBI es la vibracion de la energía pura de las estrellas, del Sol. Su color es un anaranjado imposible de ver en el plano material. Es el rayo de la fuerza, el poder, la regeneracion, la sensibilidad. Como nos ayuda a recuperar la fuerza y la vitalidad, puede actuar como una fuerza curativa con gran potencia. Igual ayuda a obtener más energia, dinero, a abrir los caminos y a orientarnos.

Su energia se manifiesta en el segundo chakra. Es el foco de la sensibilidad, la sexualidad, la sanación, las ganas de vivir, el dinero, el placer y la belleza.

Se manifiesta con más fuerza el viernes.

Arcangel Uriel

Oración:

EN NOMBRE DE LA DIVINA PRESENCIA DE DIOS YO SOY

YO TE INVOCO

PARA QUE ENCIENDAS LA LLAMA ORO RUBI DEL PODER Y LA FUERZA

EN MI CUERPO, MI MENTE Y MI ESPÍRITU

Otra posible oración:

YO SOY LA AMADA PRESENCIA DE DIOS

YO SOY EL RAYO ORO RUBI EN ACCIÓN

REVITALIZANDO, EMPODERANDO, CURANDO, ENTREGANDO PROSERIDAD Y VIDA

YO SOY EL PODER

YO SOY LA ENERGIA

YO SOY LA FUERZA

YO SOY LA BELLEZA

Enseñanza de la llama oro rubi:

El rayo oro rubí nos recuerda que somos el poder divino. Nos enseña cómo canalizar nuestra energía y cómo entregarla a otras personas. Nos muestra la vía para atraer a nosotros aquello que necesitamos, en equilibrio con el Universo.

Es la fuerza más intensa y bruta, que todos debemos descubrir y controlar. Nos muestra cómo bloqueamos nuestro propio poder, y nos enseña como respetar lo que somos, amarlo y admirarlo. El rayo oro rubí nos enseña a ser creativos y creadores.