Catur Dvāra

Un sistema completo de desarrollo integral humano en armonía con el Universo.

Un trabajo de autotransformación y elevación de la conciencia que te permitirá conocerte, aprender a ver la vida y a crearte. Descubrirte y completarte con amor, paz y claridad.

Todas las personas necesitan encontrar su centro. Pudiera ser que la misma vida nos aparte de dicho centro, o nos distorsione la realidad que nos rodee. Tal vez el pasado actúa como una sombra que no nos permite crecer, o nuestros sueños no sean reales sino entidades y sombras que surgen de nuestro sentimiento de carencia y no de nuestra paz interior.

Con este trabajo se elaboran unas pautas de desarrollo personal que podrás utilizar toda tu vida.

INICIACION

Inteligencia emocional y control mental

Incluye: Meditación, autoliderazgo, inteligencia emocional, los cuatro elementos, actitud personal, autoconfianza, retiros de Autoconocimiento, filosofía esencial….

LIBERACIÓN

Meditación, calma mental, apertura, compasión

Incluye: Enseñanzas de campos sutiles, chamanismo, ensoñación, vida y muerte, etc.

MÍSTICA

Enseñanzas místicas y profundización en la meditación y en el estado contemplativo. El vacío, la consciencia plena y meditación de la visión de la esencia.

Incluye: El doble, enseñación avanzada, luz interior, superación de la oscuridad, tantra.

INFINITO

Desarrollo experiencial de las cualidades de la esencia

Incluye: Retiros de meditación y silencio. Charlas de filosofía

El trabajo ha sido elaborado durante años de desarrollo interior y búsqueda. Como una mezcla del propio aprendizaje. Es un trabajo exhaustivo y completo que te ayudrán a ir profundizando más y más hacia ti mismo.

Altaïr, en sus más de 14 años trabajando en conferencias, charlas, cursos, retiros, consultas de visión, ha podido entregar estas enseñanzas a miles de personas quienes han podido descubrir los beneficios de su trabajo. Hoy por fin el trabajo se recopila y se organiza para que pueda ser comprendido de una forma más completa y trasmitido de forma directa.

Los mismos alumnos podrán descubrir que este trabajo ayuda a que cobre mayor sentido todo lo aprendido en el pasado, al ordenarlo, estructurarlo y poder enfocarlo en una dirección más concreta. Los múltiples caminos humanos, hoy en día tienen a converger. Todas las enseñanzas tienden a abrazarse en una enseñanza más humana y global. Aquellas enseñanzas que desde el pasado han servido a hombres y mujeres de todo el mundo, requieren establecerse en un lenguaje más internacional y completo.

Catur Dvāra, en una búsqueda del encuentro con uno mismo, parte de la necesidad de apartar todas las tradiciones culturales de cada enseñanza para mantener el espíritu mismo de la verdad y no distorsionarlo con adornos.

Por ello se establece en esta enseñanza 4 pilares que nos ayudarán a obtener un trabajo más profundo de unión con uno mismo.

Estos cuatro piales, estas prácticas y enseñanzas, como se verá, son totalmente compatibles con todas las enseñanzas, pues no son una suma, ni algo que te aparte de tu camino, sino algo que refina su significado y ayuda a comprenderlo en un lenguaje más próximo y completo.

A veces nos quedamos en los adornos sin comprender su sentido. Los altares, las protecciones, las leyes universales, los chakras, la imposición de manos, los ensueños, los atrapes y la necesidad de liberarse, etc. La mayoría de las enseñanzas que tratamos están cubiertas por muchos adornos que gracias a la
experiencia han podido ser comprendidos y refinados para tener un compromiso más sincero con la fuente y con uno mismo.

Pudiera ser que una persona creyese que ha llegado, ¿pero ha llegado a dónde? ¿quién ha llegado?

Los 4 pilares son un sostén, no para llegar a ningún lado, sino para sostenerse en el todo.

Más allá de tener la verdad o no, se busca establecer un trabajo de vida sobre lo sencillo.

Catur Dvāra es un conjunto de enseñanzas y trabajos dirigidos al encuentro con uno mismo en armonía con el Universo.

Son las “cuatro puertas” que nos conducen al autoconocimiento y a una vida más consciente y dichosa.

A diferencia de cualquier otra enseñanza, las enseñanzas místicas sirvenpara acceder a un conocimiento trascendental, el cuál sólo se adquiere por la propia experiencia y no por la información recibida.

En el trabajo que presentamos buscamos comprender el significado de cada práctica antes de realizarla. Durante siglos los maestros entregaban la práctica y tras años practicando cada uno descubría su significado en función de su maduración y claridad.

En Catur Dvāra se potencia que las personas comprendan qué están haciendo, que exista una comprensión completa para que surja un auténtico compromiso con uno mismo

Las enseñanzas se sustentan en antiguas claves comunes en todas las culturas ancestrales. Recuperando el valor de lo tradicional, pero evitando caer en lo ritualístico.

Las prácticas son sencillas herramientas que llevarán a un trabajo más y más profundo interior. Son auténticos conocimientos antiguos desvelados en un lenguaje accesible y cercano. Todas las prácticas han sido recogidas y practicadas a lo largo de la vida por Altaïr, no surgen de un conocimiento estático, sino de una práctica constante

En general, y desde una experiencia nihilísta existencial, desarrollamos un conocimiento que busca la clara contemplación compasiva de la esencia de la mente.

La filosofía exacta no existe, la filosofía es una rama de la ciencia abierta y diseñada para desarrollar el potencial humano al completo.

Sobre preguntas universales: ¿de dónde venimos? ¿qué es la vida? ¿cómo se origina el pensamiento? ¿quién soy yo? ¿qué es el observador? ¿estoy separado del objeto que observo? … se establecen unas respuestas abiertas a la reflexión apoyadas sobre los conocimientos más profundos y antiguos ya existentes y en común con todas las religiones, caminos y culturas humanas.

Tras esto vamos profundizamos en la psique, la mente, la inteligencia universal, la esencia y la vacuidad.

La filosofía y la práctica de Catur Dvāra no es exclusiva ni limitada, sino que busca la universalización de la mística, comprendiendo que todos somos Uno, y que todas las enseñanzas y formas de vida son válidas, valiosas, necesarias.

Esta filosofía, tal cuál se facilita, le puede ayudar a cualquier practicante, religioso, estudioso o persona normal en los diferentes aspectos de su vida. No tratan de dividir sino de unir. No hablan de verdades unilaterales, sino de conceptos globales. La trascendencia del trabajo está enfocada a que cada persona pueda potenciar su propio trabajo personal.

Durante los 11 años de trabajo público previo se han llevado estas enséñenlas y el trabajo por igual a cristianos, budistas, hinduistas, musulmanes, sufís, chamanes, judíos, etc. Y en todos casos se ha encontrado una afinidad y una vía para trabajar desde el amor, el respeto y la igualdad. Todas las personas de todos los caminos pueden acceder a esta filosofía sin distorsionar su propio camino, sino al contrario, potenciando la comunión y el compromiso que ya tienen.

Este tiempo no es un tiempo de división, sino un tiempo de unión, donde todos los caminos debemos aprender a darnos la mano y donde todas las filosofías y religiones debemos acercarnos y comprender aquellos conceptos inmortales que nos unen y no los aspectos más tradicionales y culturales que nos separan. Por ejemplo, en ciertas ramas del budismo las mujeres ponen las manos de una forma y los hombres de otra, en otras ramas del budismo esto se da del revés y en otras ramas del budismo se pueden poner las manos como cada uno siente. Estas técnicas de contemplación, silencio y plena conciencia, ayudarán a prescindir de los pormenores de estas reglas sin juzgar al amigo, aunque gracias al recorrido llevado, también nos ayudarán a comprender la importancia de dichas reglas fomentando el respeto y la implicación con el camino de vida.

También es posible que una persona sólo quiera acceder a técnicas que le ayuden en el trabajo, otra persona enfoque el trabajo hacia lo espiritual, otra hacia lo familiar, y siempre estaría bien, pues se trata de encontrar un sentido y una mirada más transparente de uno mismo.

Son las enseñanzas básicas inherentes a todo ser humano. No se trata sólo de conceptos externos y prácticas, sino de una enseñanza con niveles de profundidad.

Estamos acostumbrados a observar y comprender las enseñanzas como un medio para aprender otras cosas, o alcanzar una meta. Entonces estamos en un punto y gracias a una filosofía y una práctica mañana estaremos en otra, al igual que un corredor, después de unos entrenamientos logrará correr más rápido o tener mayor resistencia. Sin embargo, estas prácticas no se basan en alcanzar una meta, sino en lograr un sostén determinado para que nuestra mente pueda profundizar más en sí misma y en la totalidad.

Cada pilar engloba una serie de temas, capítulos de la propia historia de la vida. No son cursos sin más, sino conceptos que podemos abordar con más o menos claridad en los diferentes niveles del camino interior.

En el primer pilar se busca establecer la base más segura y completa, el desarrollo del autoconocimiento. Es el pilar de la iniciación donde se desarrolla la
inteligencia emocional y el control mental.

En la filosofía se engloban diferentes áreas de la vida, incluida la empatía, los aspectos de la mente, el inconsciente, la familia, los problemas de relaciones y se busca el desarrollo de la felicidad y la libertad en la vida para uno mismo y quienes nos rodean.

El segundo pilar es el pilar de la liberación de la mente. Nos ayudará a profundizar más en nosotros mismos, a lograr estados de conciencia superiores y a obtener pequeñas experiencias místicas en equilibrio (dentro de un ámbito de control y no en base a un contexto indeterminado) que nos ayudarán a tener respuestas claras de nuestra vida, a tener quietud mental ante los desequilibrios de la vida y a abrir el corazón. En este pilar se desarrolla la meditación, la calma mental y el amor.

En la filosofía de este segundo pilar se desarrollan conceptos sobre la muerte, la ensoñación, la vida, la compasión y apertura del corazón, la trascendencia de la misma vida, la transformación del ser, la toma de refugio, etc.

El tercer pilar es la mística donde se entregan enseñanzas con las que profundizaremos en la meditación y en el estado de contemplación. Se tratará la vacuidad, la consciencia plena y la meditación de la esencia. En la filosofía del tercer pilar se desarrollan enseñanzas sobre el doble, la ensoñación avanzadas, la oscuridad, el tantra, etc.

El cuarto pilar es el infinito, donde se vive el desarrollo experiencial de las cualidades de la esencia. Un trabajo más completo y profundo donde toda teoría y filosofía se difumina en una experiencia amorosa y sensitiva.