El espejo

Este trabajo está diseñado para los adolescentes aunque puede ser utilizado con personas de cualquier edad.

Su objetivo es fortalecer la aceptación, y elevar la autoestima.

El lema: Nosotros somos nuestro instrumento para vivir la vida.

El ejercicio

Podemos imaginar que la vida es una gran sinfonía en la que todos participamos. No hay instrumentos más importantes que otros y cada uno es único y maravilloso. Cada uno tiene su papel, su partitura, y no podemos creer que aquello que sonó, aquella música que hizo otro instrumento, puede ser más adecuada para nosotros que aquella que nos toca vivenciar.

Otra forma es autoobservándonos y definiendo cada uno de aquello que valoramos en nosotros mismos. Uno por uno todos los puntos que amamos en nuestro ser.

Este ejercicio, lo natural es hacerlo en casa en solitario, como “deberes”, y en una meditación en grupo sentir los resultados o buscar respuesta interior a ellos. Un viaje guiado o una experiencia de silencio interior, aquello que mejor resultados de en el grupo que se esté tratando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.