Gratitud

Gratitud

Para desarrollar la quietud mental hace falta liberarnos de todos los remordimientos y juicios. Para ello, es necesario desarrollar una actitud de gratitud ante la vida.

La gratitud es la energía que abre todas las puertas, limpia el camino, sana las heridas más profundas. En definitiva, es la energía que permite retornar al equilibrio.

Práctica básica para la gratitud:

Para realizar en casa, con los hijos, con amigos o con familiares, intenta realizar un diario o cada día dedica 5 a 10 minutos de tu tiempo a agradecer las cosas de la vida. Agradece desde la respiración, hasta la totalidad. Todo cabe, Habrá un día en que surga sin esfuerzo. Si haces esta práctica antes de dormir, notarás que duermes incluso mejor, descansas mejor. No hay remordimiento, hay apertura.

Práctica para la gratitud:

Entrega un regalo de gratitud a cuantas personas puedas. Dales las gracias por ser parte de tu corazón. Háblales desde el silencio, rebosante de felicidad, agradeciéndoles haberles conocido. Agradeciendo sus esfuerzos en la vida. Recordando que la respuesta a tu gratitud está en tu alegría y satisfacción por tener la oportunidad de dar.

La vida tan sólo es un segundo. Es el único momento en que se tiene la oportunidad de amar. Y ojalá que la dicha que entregues con tus palabras y tu sonrisa transmute y libere cualquier lazo kármico negativo y expanda la unión sagrada que desde tu alma sientes con tus hermanos.

Una vez integrado el sentimiento de gratitud en ti, deja de agradecer con palabras y gestos y convierte tu vida en un acto de gratitud.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.