Ilusiones

Los sueños no son malos, claro que no. Sin embargo, muchas veces los sueños son ilusiones en los que quedamos prendidos olvidando lo más esencial de la vida. Así tantas personas agotan toda su energía en pensar día y noche en lo que les gustaría obtener en la vida, tal vez algo 9imposible, o una ilusión en la que ponen todo su corazón, se olvidan de si, dejan de pensar en sí, no actúan por ellas ni para ellas mismas, sino que actúan en pos de aquel sueño donde no hay posibilidad de acción. ¿Un imposible? Tal vez no sea un imposible, sin embargo podemos vivir mucho más tranquilos si ponemos más energía en la acción para lograr los sueños que si dedicamos todas nuestras fuerzas en lograr nuestros objetivos.

Un gran problema surge cuando una persona piensa que sólo será feliz cuando obtenga algo que no tiene en este momento. Puede ser un cambio en su vida, un cambio de trabajo, una relación, un hijo, un cambio en la salud. La ilusión de los sueños nos pueden hacer creer que hay un atisbo de felicidad tras ellos, nos hacen escapar de la realidad en la que vivimos y no aceptar el presente. Por ello analizar los sueños también nos puede ayudar a descubrir qué hay en nosotros que no aceptamos. De qué estamos huyendo o en qué debemos trabajar.

Cuando una persona tiene un trabajo que le agota, donde no gana casi dinero, o simplemente se siente explotado y limitado, es normal que desee un trabajo mejor. Sin embargo el problema surge cuando esa persona “cree” que no podrá ser feliz hasta que no finalice el trabajo actual y obtenga un nuevo trabajo. Ahí está el error. La búsqueda de un nuevo trabajo debe surgir del convencimiento de que da lo mismo el trabajo que tengamos, es importante cómo nos sintamos con nosotros mismos. Por ello en estas dos hojas tú puedes indagar en tu inconsciente y buscar las auténticas razones de tus sueños.

Mis sueños han cambiado con los años:

Cuando tenía seis años soñaba….

Hoy desearía…

¿Por qué creo que necesito aquello que deseo? …

Si tuviese …. Me sentiría …… y en mi vida cambiaría ……

Cuando era niña recuerdo que mis padres deseaban (más dinero, nueva casa, otro hijo…) …

Es posible que inconscientemente busques obtener los sueños inalcanzados de tus antepasados. Es algo muy común. Reconocer cuáles eran los sueños de tus padres te puede ayudar a identificar aquellos sueños que no surgen de tu corazó, sino de tu inconsciente. Muchas veces estos son aquellos sueños que no nos atrevemos a decir en voz alta, o aquellos que no queremos tener. Y muy probablemente esos sueños nos entretengan y nos limiten para poder vivir nuestra vida sin la sombra inconsciente del pasado sobre nosotros.

Mis deseos secretos, innombrables, imposibles…

Cuando soñamos con otra persona. Una persona que sólo existe en nuestra mente, o que, aunque hayamos puesto rostro, la experiencia de amor surja inconsciente en nuestro interior. Tal vez sueñes con esa persona, la sientas o sepas en tu fuero interno que existe alguien exactamente para ti. ¡Esa persona eres tú! Y tú sabes que esa persona añorada eres tú. Y no significa esto que no exista el alma gemela, simplemente que todo lo que buscas, lo que añoras, lo que necesitas, lo que más amas y esperas encontrar en la vida, eres tú mismo.

A veces, buscando tener un vínculo más fuerte y químico que todo aquello que negamos vivir en la realidad, nos adentramos en un mundo astral de intensidades, emociones y química, incluso en muchas ocasiones, esa búsqueda del amor plátonico está muy relacionada con entidades astrales sexuales que nos apartan de poder vivir el amor en un plano físico.

Medita en este espacio cómo sueñas que sea esa persona que te gustaría conocer. Cómo eres tú si fueses esa otra persona a quien dedicas tanta atención y que no existe.

Esta meditación te puede ayudar a descubrir cuanta fuerza estás poniendo a una relación con lo desconocido, por no vivir con lo cercano, por no amar a lo conocido o lo presente.

Y si tras hacer este trabajo crees que es el momento, suelta esa ilusión y transformala en la ilusión de reencontrarte contigo mismo, amarte tal y como eres y, de surgir así, compartir tu camino con alguien afín a ti.

A veces nuestras ilusiones consisten en cambiar nuestra apariencia física. En estos casos muchas personas quedan atascadas en emociones muy conflictivas, frustrantes y de autorechazo. Bucles de pensamiento donde encuentran que el error de la vida es su propia forma física

Deseo tener otro cuerpo…

Esta lista rellénala si realmente sientes que tu cuerpo debería ser diferente. Analiza después todo lo que escribas admirando tu coraje para admitir lo que aquí escribiste. No se trata de insultarte, ni de negarte, sino de dar cabida a la realidad que estás viviendo en tu intimidad. Tampoco se busca ser realista, sólo sacar a la luz aquello que está en tu inconsciente. ¿Te gusta ser mujer/hombre? ¿Cambiarías tu cara? ¿Te gusta tu sonrisa? ¿Amas tu cuerpo? ¿Sientes tus manos y tus piernas útiles? No se trata más de que te conozcas

Meditando sobre las ilusiones

¿Qué dicen mis sueños de mí? ¿Cuánto tiempo dedico a las ilusiones? Soy una persona que se ama y acepta tal y como soy. Me siento completa en mi vida y no necesito nada. Soy materialista. Soy superficial. Me siento limitada en la vida. No he perdonado mi pasado.  Me amo tal y como soy

El presente

Amar y vivir en el presente nos ayuda a aceptar las cosas tal y como son. Aceptando quienes somos y actuando con coherencia. Una persona que no valora, o que no conoce los recursos con los que nace y tiene, poco logrará en la vida. La ambición no es una emoción para nada negativa, al contrario, la ambición positiva, a través de la perseverancia, logra que una persona logre experiencias extraordinarias en su vida.

Cuando a través de este capítulo hablamos de las ilusiones hablamos de todo aquello que está en la mente y se queda en ella. Todos nuestros sueños basados en dolor, en el sentimiento de miseria o limitantes.

Analizar uno por uno nuestros sueños nos puede ayudar también a comprobar nuestras dependencias.

Sin darnos cuenta dependemos de muchas personas y cosas. Incluso dependemos de situaciones negativas para poder mantener actitudes y pensamientos limitantes.

Analizar nuestros ideales, nuestras ilusiones y nuestros sueños nos llevan entonces a descubrir nuestros mayores apegos.

Deja al menos un día para realizar el siguiente capítulo y así meditar mejor a lo largo de este día en cuánto tiempo dedicas en mantenerte en ilusiones de todo aquello que no está presente. Piensa que cuanto más tiempo y energía gastas a lo largo de tu vida en pensar y visualizar aquello que no está presente, menos tiempo y energía tienes en tu vida para vivir la vida y ser feliz. Todo lo que hoy no te permite ser feliz estará igual mañana, cuando tal vez aparezca aquello que ansias, y entonces comprenderás que dedicaste tanto tiempo en dar energía a un sueño que olvidaste completamente vivir plenamente.

Incluso al realizar este trabajo puedes descubrir a todo aquello que te apegas, inconscientemente, no te permite alcanzar los verdaderos sueños de tu alma.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.