Integridad

Discernimiento
Discernimiento en la infancia
Decisiones

Esta lección trata de la integralidad, la honestidad, la coherencia y la humildad en nuestra vida.

Una persona se siente plena y en equilibrio cuando toda su vida tiene un sentido y todo lo que vive, piensa, siente, está en coherencia con ese sentido.

Cuando nos sentimos divididos o rotos es posible que sea porque nuestra vida no tiene ningún sentido, o que hay un sentido, pero ninguna de nuestras acciones ni pensamientos están en aquella dirección. Puede ser también que el sentido que hayamos dado a nuestra vida sea erróneo o esté en base a un apego.

Toda este trabajo se basa en descubrir un sentido en nuestra vida y dirigirnos con coherencia hacia él.

Ejercicio:

Visualiza tu vida y descubre cuántas cosas hay en ella. Visualiza tu casa, tu personalidad, las personas que te rodean, tu trabajo, tu forma de vivir en general. Visualiza tu coche, tus cosas, tus libros…. ¿Realmente todo tiene una dirección en tu vida? Y de ser así ¿cuál es la dirección que está tomando tu vida? ¿es coherente con lo que sientes y deseas?

Una persona que vive con integridad centrará toda su vida en aquello que siente y piensa. Sus acciones estarán en una misma dirección. No habrá “adornos” en su vida, pues no necesita nada para embellecer el espacio, ni para rellenar su tiempo. Su vida es un todo y está toda dirigida a su propia autorealización.

¿En qué dirección es la autorealización? En la que uno elija

Puede ser algo espiritual, o algo material. Puede que tu dirección sea algo emocional, o familiar. ES tu propia elección. Sin embargo, si en tu vida no hay ninguna dirección, si tu mente, tus emociones, tus acciones, divagan sin rumbo alguno, entonces seguramente tu vida esté llena de “adornor”. Situaciones, personas, cosas inútiles que lo único que hacen es rellenar tu tiempo para que no te descuenta que no vas hacia ningún lugar. Una persona se siente muy vacía cuando descubre que su vida no tiene ningún sentido. Se siente completamente inútil y sin ánimos e incluso a veces pierde el deseo de vivir.

Descubrir una misión de vida, un sueño, o vivir con integralidad, nos ayuda a descubrir la grandeza de nuestra vida.

Algunas personas, sin darse cuenta, ponen todo su empeño lograr que otras personas logren sus sueños. Así su misi8ón de vida, su propósito, se convierte en el propósito ajeno. Su vida tal vez no sea en balde, pero debemos darnos cuenta que así es.

Por ejemplo cuando entramos en una línea espiritual, a veces conmovidos por la armonía en el trabajo, o con ansias de pertener a algo más grande que nosotros mismos, perdemos la propia orientación y nos dedicamos en cuerpo y alma en ayudar a crecer aquella línea espiritual. Olvidándonos de nosotros mismos, podemos entregarnos en cuerpo y alma en una escuela, un maestro o una inteligencia que creemos superior a nosotros mismos. También esto puede ser un error.

Es importante descubrir cuál sería nuestra vida, cómo querríamos que fuese, qué queremos construir en ella. ¿deseamos dejar herencia? ¿deseamos tener familiar?

Reconocimiento o realización

Muchas veces la falta de reconocimiento e impulso positivo en la infancia, llevan a una persona a buscar el reconocimiento en la vida obviando la necesidad de realización personal y espiritual.

Muchas veces realizamos muchas y grandes cosas en búsca de ese reconocimienot, hay un aparente éxito y una constante sed de otra nueva búsqueda. los retos no son personales, sino que surgen de la necesidad de ese aclamado reconocimiento ajeno. Y lo peor, muchas veces se busca el reconocimiento de alguna persona que ya falleció hace años, e ignorando esa búsqueda de su aprovación, las personas actuan en pro de sus principios o totalmente en contra, para buscar que su recuerdo se remueva y nos altere.

Cuando actuamos por el reconocimiento ajeno, necesitamos que nos digan lo bien que hacemos las cosas, o nos gusta llamar la atención en excesp. Tal vez nos gustaría ser personas públicas, famosas, o conseguir el agrado de todo el mundo. También puede tratarse de personas que tengan muchas relaciones con muchos errores en el camino, o que no logren desarrollarse en ningún área en concreto. Personas con ambición, cegadas por el deseo de más o la necesidad de fama, personas codiciosas, tacaños que guardan para si sus ideas, o aquellos que durante años desean hacer algo muy grande que nunca llegan a hacer, por que no hubo ese reconocimiento de niños y eso les hace sentir que no serán capaces.

El reconocimiento interior nunca parece llegar por lo que nunca se llena el vacío que sentimos, por ello buscamos más y más trabajando más y más por dicho reconocimiento.

Cuando una persona necesita dicho reconocimiento piensa que todo logro consiste en que a los demás les gusté lo que hace.

Se viste, se arregla, habla, camina, trabaja, no por y para ella misma, sino para los demás.

¿Te gusta que te miren? ¿Te gusta que te alaguen? ¿Necesitas que los demás te digan cuándo haces bien las cosas? ¿Buscas la aprobación de otras personas? ¿Tu gusta publicar en redes sociales y lugares públicos información privada tuya? ¿Personas que nunca te han visto o intimado contigo saben de ti y conocen detalles tuyos privados? ¿Te vistes esperando agradar a los demás? ¿Dedicas tiempo a tu cuerpo sólo por la apariencia y la necesidad de que te vean bien otras personas?

La necesidad de reconocimiento del padre o la madre no puede sanarse a través de la bendición de otras personas. Tu vida se encaminará continuamente a realizar acciones innecesarias. Es posible que una persona así continúe gastando energía en lo que los demás opinen, en que los demás se sientan amados, o en que le vean buena persona, hasta que logre comprender y perdonar a sus padres. Una persona con una fuerte personalidad, que continuamente hace grandes cosas, sin comprender que a nivel inconsciente busca la aprobación y bendición de sus padres, no puede detenerse hasta que no comprenda que tan sólo necesita su propia bendición y aprobación para ser feliz.

Ejercicio: Visualiza a tus padres, y a sus padres si sientes que lo necesitas. Visualiza tu familia y colócate frente a ellos. Siente como desde su corazón surge un haz de luz como una bendición para tu vida. Una luz que te bendice en tus pasos. Siente esa bendición sobre todo llenando el vacío que crees que pueda haber en ti. Bendición para casarte, para tener hijos, para tu vida profesional, para adquirir tus propios bienes materiales, bendición para recibir herencias, suerte y premios, bendición para tener salud, para tener mayor equilibrio en tu vida, bendición para tener libertad, amor, felicidad… Luego medita el tiempo que necesites sintiendo que en ti está la capacidad de lograr todo cuanto desees, que eres un ser creador y todo aquello que creas y manifiestas. Siente en armonía tu energía creadora.

Realizándonos…

Trabajar por tu propia realización es vivir la vida con plenitud. Uno siente que no necesita nada ni a nadie, está en afinidad con lo que hace. Nos realizamos cuando lo que hacemos cumple tres requisitos:

-nos hace feliz.

-nos ayuda a crecer

-está en armonía con lo que nos rodea. No daña, no lastima, no genera sufrimiento a nuestro alrededor, sino que potencia, ayuda y genera mayor dicha y armonía.

A veces podemos creer que acciones que vivimos por el propio reconocimiento cumplen estos tres requisitos, por ejemplo, aquella persona que busca un trabajo solidario, desde su carencia de reconocimiento, por un lado, para sentirse bien consigo misma, por otro lado para ayudar a otros. Por su puesto que el trabajo le hace feliz, le ayuda a crecer y está en armonía con el alrededor. Sin embargo, también debemos tener en cuenta los verdaderos propósitos que tenemos al realizar tal acción. En un aspecto claro que el trabajo puede ayudarnos a realizarnos, pero en otro aspecto, cuando el trabajo se finalice, la persona continúa sintiendo ansiedad y deseo de ser mejor persona. Necesitará continuar trabajando en algo similar porque algo dentro de sí no se sintió saciado.

Cuando nos realizarnos con nuestro trabajo somos totalmente coherentes con lo que sentimos y lo que hacemos. Escuchamos nuestras verdaderas intenciones y vivimos sin autoengaños y con transparencia.

Ejercicios de reflexión:

A través de estas acciones busco que me reconozcan, que me amen y que me vean mejor persona:

Me gustaría ser así para los demás:…

Pienso que los demás me ven como una persona…

A través de las siguientes acciones me realizo:…

Quiero ser así, sin importar la opinión ajena:…

Estas son algunas de las frases que recuerdo de la infancia que limitaban mi desarrollo personal:…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.