La sanación intuitiva con niños

¿Cómo sanan los niños?

La sanación en un niño no es semejante a la sanación tal y como la reconocemos los adultos.

Los niños sanan desde la imaginación, la mente vuela libre y el corazón se abre a una nueva experiencia de sanación consciente donde la energía, los ángeles y todo el planeta sonríe a la nueva forma de vida sanada.

Si bien es cierto que algunos niños sanan con las manos de una forma que puede parecer tradicional o alejada de lo que aquí expongo, estos niños tienen recuerdos de vidas anteriores o han sido enseñados en escuelas actuales de sanación. Trato aquí de la forma espontánea de sanación, aquella que de forma más natural pueden aprender los niños.

El proceso de la Sanación

En una mente abierta al Ser Divino en todo lo que es, no existe la enfermedad, ni la caducidad de la vida, sino la transmutación constante. Dicha transmutación, al igual que las notas musicales de una gran sinfonía, son sonidos que se mueven, saltan y cambian constantemente. Todo es un fluir.

Dentro de ese fluir todo tiene sentido desde la consciencia del ser creador. Así dibuja el Universo inmaterial un niño.

El niño se transforma en dibujante de vida, en transmutador, en constructor de realidades, así le “pinta” a una persona rosa allí donde siente miedo, o le envía una bombilla de luz a aquel que tiene oscuridad dentro de sí. A veces “abre” las puertas del miedo a aquel que se esconde.

El niño, de manera espontánea, no realiza ritual alguno, simplemente imagina, sueña y crea. En este acto de ilusión está cocreando sanación. Es un sencillo método que puede ser usado para todo tipo de trabajo de sanación y los resultados son bellezas formas energéticas que moldean la materia y la mente a fin de crear equilibrio allí donde había inestabilidad.

El ser creador es el alma, el alma es un niño que juega desde el corazón. Acceder a este espacio de creación, romper las barreras del miedo, de la ceguera, simplemente comenzar a ser y desde aquí actuar, eso es realizarse, eso es cocrear y construir.

La técnica de Sanación

La técnica que aquí menciono no es más que una entrada al corazón, al niño interior y desde aquí: pintar, colorear, bailar sobre las formas, dibujar otras nuevas, enviar color, luz, sellar, abrir, aquello que espontáneamente surja para sanar aquello que requiere sanación.

Al hacerlo desde el ser creativo, rápidamente se entiende cuándo se puede actuar y cuándo no, se respeta el espacio personal y el trabajo es puramente angélico pues estamos conectando con nuestro Ser.

Ejercicios

Recomiendo realizar esta técnica no con personas sino con objetos, plantas o animales, más adelante con lugares como ríos, montañas o bosques, una vez la mente esté abierta, la imaginación comience a dibujar ángeles, seres de luz o energías y estas “imaginaciones” sean similares en diferentes personas del grupo, entonces ya sí se puede comenzar la sanación con personas.

Los niños, salvo casos especiales, no deberían enfocarse en la sanación de personas, sino en la aceptación del karma personal y el respeto de la elección de vida en cada uno. Tras esto ya sí puede haber un trabajo de sanación más completo.

Consistiría en sentarse todos alrededor del árbol, la piedra o junto al río que requiere sanación, y mentalmente imaginar su sanación. Algunos simplemente mandarán energía de algún color, otros se pondrán un traje de médicos y realizarán complicadas operaciones, otros abrazarán al ser vivo dentro de aquella piedra, río, planta… otros hablarán al viento o a las aguas y pedirán que sane al río, o a la planta. Cada uno a su manera, a de ser algo personal, único.

Tras esto es bueno contar lo que han sentido, dibujar lo que han visto y no olvidar hablar de si han sentido agradecimiento por parte del ser que habita en el árbol o en la planta o en el río.

Sanación de forma natural

Esta forma de sanación la utilizan los niños sin ser conscientes. Así es posible que un niño que siente a su madre triste la bañe con rosa para que se sienta mejor, o que un niño que siente dolor en la pierna por un golpe que se ha dado, se imagine que agua le recorre la pierna a fin de aliviar el dolor. Más allá, algunos niños pueden imaginarse abrazando a multitudes que ven sufrir en las noticias para que con su abrazo calmen su tristeza.

Esto se trata de sanación consciente, dirigida desde el corazón, la cual tiene resultados inmediatos y mucho más potentes de lo que podamos imaginar.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.