Las 9 respiraciones

Esta ejercicio lleva a la purificación y armonización rápidamente. Se trata de 9 respiraciones que calman la mente y purifican los canales centrales energéticos del cuerpo.

Las 9 respiraciones tienen ligeras variaciones entre una escuela budista u otra, la que aquí les presento es la línea bon, trasmitida desde Tenzin Wangyal Rimpoché.

Los canales

Canal central azul: comienza en la zona baja del abdomen y asciende en línea recta hasta la coronilla. Se visualiza de color azul y su grosor es como un dedo pulgar.

Canales principales

Canal izquierdo rojo (derecho para las mujeres): a la izquierda estaría situado este canal del diámetro del dedo índice, de color rojo, se inicia en el canal central, 4 dedos por debajo del ombligo, y asciende hasta la altura de la frente, pasando por detrás de los ojos, y descendiendo finalmente y ligeramente hasta finalizar en la fosa nasal izquierda paralelo al canal anterior.

Canal derecho blanco (izquierdo para las mujeres): a la izquierda estaría situado este canal del diámetro del dedo índice, de color blanco, ascendiendo desde 4 dedos por debajo del ombligo hasta la frente, pasando por detrás de los ojos, y descendiendo ligeramente hasta finalizar en la fosa nasal derecha paralelo al canal anterior.

El canal central blanco purificamos la ignorancia, el exceso de presente, de dualidad, de ego, la desconexión de nuestra verdadera naturaleza.

En el canal izquierdo rojo, derecho para las mujeres, purificamos el apego, el exceso de futuro, la envidia, el aferrarnos a las cosas, el miedo al futuro y la preocupación. Representa la energía femenina, la sabiduría.

En el canal derecho blanco, izquierdo para las mujeres, purificamos la ira, la aversión, el exceso de pasado, la frustración, todos los obstáculos que nos vienen del pasado en el que pudimos quedarnos atascados. Representa la energía masculina, la acción, la determinación, las habilidades.

En realidad estos canales circulan entrelazándose unos con otros en cada chakra, a excepción del central que continúa recto, los otros dos realizan giros en cada chakra elevándose por el cuerpo. En cada chakra realizan un único giro, a excepción del chakra corazón donde realizarían tres giros que pueden comprimir la experiencia amorosa y el chakra cuando están saturados. La visualización de ellos rectos es para facilitar el trabajo.

Práctica de las 9 respiraciones

Con las piernas cruzadas, pierna derecha delante de la izquierda, la columna vertebral erguida, el pecho abierto, los codos ligéramente separados del cuerpo, colocamos la punta de los dedos pulgares de ambas manos en la base de los dedos anulares (postura de la ecuanimidad) y dejamos reposar las manos hacia arriba sobre los muslos. Esta postura la mantendremos hasta finalizar el ejercicio completo en ambas manos.

Por unos instantes visualiza los tres canales de luz, conéctate con la quietud del cuerpo, escuchando la calma y el silencio interior. Toma refugio interno. Deshazte de toda tensión que haya en tu cuerpo, en tus emociones o en tu mente. Puedes, si sientes que lo necesitas, reflexionar sobre aquello que quieres purificar o limpiar de tu mente.

Observa desde la plena conciencia, tu cuerpo, tus emociones y tu mente, comprendiendo cualquier obstáculo y permitiendo que se libere.

Posteriormente el ejercicio es opuesto si somos mujeres u hombres.

La visualización de los colores puede ayudar, pero en caso de que nos complique podemos emitirla.

Primera serie de las 9 respiraciones (limpiar el exceso de pasado)

Con la punta del dedo anular de la mano derecha, tapamos la fosa nasal derecha.

Inhalamos por la fosa nasal izquierda visualizando como tomamos energía pura, prana limpio, de un color verde brillante. Y visualizamos como el prana desciende por el canal izquierdo hasta la base del abdomen. Al completar la inhalación inhalamos un poco más de aire para sostener y concentrar la energía que hemos inhalado.

Al final la inhalación, durante la retención de aire, desbloqueamos la fosa nasal y tapamos la fosa nasal izquierda.

Exhalamos por la fosa nasal derecha mientras visualizamos como todo el prana y energía pura inhalada previamente limpia el canal derecho desde el abdomen, arrastrando todas las negatividades que salen de nuestro cuerpo en forma de un humo espeso que se disuelve en el espacio.

Al finalizar la exhalación, exhalamos un poco más de aire, en un pequeño y rápido esfuerzo, para terminar de limpiar y sacar toda la energía densa que estamos sacando.

Repetimos el ejercicio 3 veces a fin de completar las primeras 3 respiraciones. Según repites las respiraciones, visualiza como el canal está más blanco y brillante, claro y luminoso.

En las mujeres, al tener los canales en simetría con los hombres, se empezaría con el canal izquierdo y con la mano izquierda, tal cuál se describe en la siguiente parte.

Segunda serie de las 9 respiraciones (exceso de futuro)

Con la punta del dedo anular de la mano izquierda, tapamos la fosa nasal izquierda.

Inhalamos por la fosa nasal derecha visualizando como tomamos energía pura, prana limpio, energía verde brillante. Y visualizamos como el prana desciende por el canal derecho hasta la base del abdomen. Al completar la inhalación inhalamos un poco más de aire para sostener y concentrar la energía que hemos inhalado.

Al final la inhalación, durante la retención de aire, desbloqueamos la fosa nasal y tapamos la fosa nasal derecha.

Exhalamos por la fosa nasal izquierda mientras visualizamos como todo el prana y energía pura inhalada previamente limpia el canal izquierdo desde el abdomen, arrastrando todas las negatividades que salen de nuestro cuerpo en forma de un humo espeso que se disuelve en el espacio.

Al finalizar la exhalación, exhalamos un poco más de aire, en un pequeño y rápido esfuerzo, para terminar de limpiar y sacar toda la energía densa que estamos sacando.

Repetimos el ejercicio 3 veces a fin de completar las segundas 3 respiraciones. Según repites las respiraciones, visualiza como el canal está más rojo y brillante.

En las mujeres, al tener los canales en simetría con los hombres, realizarían la limpieza del canal derecho con la mano derecha, tal cuál se describe en la parte anterior.

Tercera serie de las 9 respiraciones (exceso de presente, de ilusión)

Con las manos sobre las piernas, sin dejar de presionar ligeramente con el pulgar la base del dedo anular, realizaremos las tres últimas respiraciones.

Inhalamos por ambas fosas nasales visualizando como tomamos energía pura, prana limpio, lo visualizamos de color verde brillante. Visualizamos como el prana desciende por ambos canales laterales ya purificados previamente hasta la base del abdomen.

Al completar la inhalación, inhalamos un poco más de aire para sostener y concentrar la energía que hemos inhalado, visualizando como dichas energías limpias que hemos purificado se encuentran y activan un fuego entre ambas.

Retenemos un instante permitiendo que se entremezclen los dos pranas que han descendido por los canales laterales en la intersección de los tres canales.

Exhalamos por el canal central visualizando como la energía asciende por dicho canal hasta la coronilla, por donde se abre el canal y exhalamos un humo denso que se disuelve en el espacio.

Al final de cada exhalación empuja ligeramente con el diafragma exhalando más fuertemente e imaginando que expulsas todos los obstáculos a través del chakra de la corona donde se disuelven en el espacio.

Repetimos el ejercicio 3 veces a fin de completar las segundas 3 respiraciones. Según repites las respiraciones, visualiza como el canal está más azul y brillante.

Tras terminar nos permitimos unos momentos para observar nuestro estado mental y la transformación que hemos vivido. Descansa en la Conciencia Despierta Abierta. Siente los tres canales más abiertos y claros, y la energía fluyendo limpia y clara. Permanece en ti unos instantes. No planees el futuro, no le des vueltas al pasado, no cambies el presente. Déjalo tal como es.

Con la práctica podrás realizar las 9 respiraciones en cualquier momenbto, incluso mentalmente, sin necesidad de la postura ni de bloquear las fosas nasales. También observarás como la visualización es más fácil y la concentración mayor en el ejercicio.

Si por alguna razón, el ejercicio no lo puedes completar, es bueno intentar realizarlo donde te hayas quedado, pero no empezar de nuevo. Luego si ves que lo necesitas realizar una vez más desde el principio.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.