Niños azules

Características

Las personas con energía azul celeste tienen una energía clara y limpia. A su lado se siente la presencia del Arcángel Miguel y son unos niños conectados de alguna forma entre ellos, se encuentran, se reconocen y se ayudan energéticamente.

La llegada de los niños con aura azul

Los niños azules son los trabajadores del rayo Azul, las legiones de guerreros del Arcángel Miguel. Ante todo, se hacen fuertes ante el peligro y en la acción interna, liberan fuertes batallas contra, aparentemente ellos mismos y su ego, realmente, lo oscuro del ser, las profundidades de la materia y el egoísmo humano.

Ayudan a otras personas a cruzar los diferentes planos, limpian los canales de unión entre la humanidad y el Ser Crístico. Despiertan la Semilla Crística y tocan a las puertas del corazón.

Muchos niños azules, la mayoría, no nacen siendo azules, sino que tras superar su karma inicial o su rayo inicial, “mudan” su energía y su aura al rayo azul, algunos de forma desconcertada, otros conscientes de lo que les ocurre.

El cambio al rayo azul, significa un pequeño o gran despertar en la persona, un desvelo y una gran caída de los velos anteriores. Se trata de un comienzo que actualmente se realiza en todo el planeta de forma masiva.

Los niños azules aparentan no hacer nada, simplemente tienen una gran fuerza, una gran energía, no se les puede catalogar, salvo porque tienen dentro de sí un gran guerrero interior, un guerrero que no trae más que paz, entrega y amor.

Su lucha comienza en un estado de compenetración, hermandad y unión, es necesario pues que se reconozcan, no es un guerrero, sino miles, millones de personas en todo el planeta que han de unirse por el corazón a fin de librar una batalla contra la ceguera, el miedo, las pasiones, los velos, aquello que representa la serpiente en el planeta Tierra.

Trabajar con energía azul

Por su diversidad en la forma de ser y por sus diferentes características no puede establecerse un patrón general para este trabajo.

Pero sí se puede jugar a interpretar el papel que cada uno siente que tiene en el planeta, en la vida de uno mismo y la responsabilidad de cada acto con respecto a los demás.

Cuando un niño azul comienza a despertar y comienza a discernir más allá de los velos, en ese momento el trabajo es una labor superior y no puede ser descrito en ningún libro sino solo a través del trabajo con el Maestro.

Ejemplo niño azul (de mayor):

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.