Niños cristal

Características

Al hablar de niños cristal nos referimos a niños con el aura llena de colores claros y suaves, pueden parecer tonos pasteles, a veces blanco con ciertos matices de colores. Muchas veces se ven medio transparentes.

Son niños sensibles, cariñosos, muy dulces. No comprenden el dolor, el miedo, ni muchas emociones densas que se colorearían con tonos fuertes en el aura, como el miedo, la pasión, el deseo, la ira… Esto hace que no puedan diferenciarlas o controlar estas emociones siendo arrastrados por estas emociones o no sabiendo controlarlas ni qué hacer con ellas, tanto con emociones propias como ajenas.

Fácilmente sienten el miedo y el dolor ajeno, sienten su enfermedad y sus pensamientos, pues su aura es tan limpia y clara que todo les puede traspasar.

Su mirada es clara y transparente y difícilmente pueden ocultar lo que sienten o piensan.

A veces desarrollan a lo largo de la vida grandes cualidades en un área específica, por la necesidad que tienen de enfocarse y dirigir la mente, en vez de perderse en el sinfin de sensaciones extrañas del mundo externo.

Por otro lado, una característica importante es la necesidad de equilibrar el mundo que les rodea. Esto significa que tienen a hacer lo posible porque todo el mundo esté bien, feliz, alegre, que olvide sus problemas y que sea positivo.

Personas con grandes cualidades se pierden por la necesidad de contentar a sus padres, de hacer feliz a su madre, de ayudar a su familia. Es importante permitirles que crezcan, que avancen en su camino, sin la presión de ayudar a otros ni de ser buenos para los demás. Entonces logran expresarse desde el corazón y consiguen superar toda las limitaciones.

Los primeros niños cristal

La primera generación que podemos encontrar, desde el 1940 hasta el 1960 aproximadamente, son una generación de jóvenes eternos. Personas que vinieron a descubrir al mundo la capacidad que el hombre tiene de abrir sus alas al AMOR incondicional.

Son personas muy sensibles, con una fuerte intuición y una incapacidad completa para comprender el odio, el rencor, el miedo…

Su misión general fue sanar el ADN, sanar los grandes errores genéticos familiares que durante generaciones se heredaron de padres a hijos, errores debidos a traumas, acosos, violaciones, asesinatos, maltratos…  Varias décadas atrás, el hambre, las enfermedades y situaciones muy críticas familiares hicieron que las personas viviesen situaciones límites físicas y emocionales las cuales fueron herencia genética. Esta herencia era necesario limpiarla, es lo que se denomina karma familiar. Aun hoy algunas familias comprenden el dolor que pasaron sus tatarabuelos y anteriores cuando vivieron en guerras, luchas, epidemias y sucesos históricos que parecen dormidos, olvidados, pero que perduran siglos y siglos en el ADN de cada descendiente de aquellos que vivieron la desgracia. Limpiar estas heridas es la misión de estos primeros niños cristal.

Son personas muy sensibles, que nacieron con una luz extremadamente alta para su época. Siempre se sintieron fuera de lugar, incomprendidos y solos, muchas veces sintieron una gran carga en su vida y aun a pesar del tiempo, no han logrado soportar el peso de la vida. Son los primeros sanadores, su trabajo de luz hace posible el despertar y el avance de las siguientes generaciones.

Además de esta dura misión, estos niños eternos nacen para despertar una nueva forma de ver el mundo, de alimentarlo. Nacen con esperanza, amor, deseo de cambio y sobre todo una nueva conciencia de que algo está por ocurrir, algo nuevo, maravilloso que resuena en los corazones de todos los hombres. Con este sentimiento abren las puertas a una era de cambio, una era que actualmente vivimos y reconocemos.

A estas personas en muchas ocasiones se les ha confundido con índigos por su fuerte energía para romper viejos patrones, pero su aura es colorida, clara y limpia, propia de los niños cristal.

Los niños cristal posteriores:

Aunque han aparecido niños cristal en todos los tiempos más allá de estas fechas, una segunda oleada vino tras los niños índigo y dorado, en la década de los 90.

En su mayoría han nacido en familias preparadas para el cambio, hijos de padres cristal, pero en raras ocasiones han nacido con hermanos mayores índigos que ya han liberado fuertes batallas emocionales con los padres limpiándolos y sanándolos de aquellos bloqueos que no permitirían un alma con tanta luz en la familia.

Debido a su sensibilidad al entorno, suelen mostrar alergias alimentarias, alergias al sol o sensibilidad en la piel. Físicamente no están preparados para un mundo contaminado. Su mirada limpia casi siempre mira al vacio y logran mantener la mirada fija en las personas pareciendo que atraviesan con su mirada y ven más allá de lo visible.

Su telepatía es muy fuerte y puede ser educada, pero no es recomendable pues tienen mucha curiosidad hacia el mundo adulto, el cual tiene pensamientos muy corruptos.

No suelen enfadarse ni disgustarse, pero cuando lo hacen, intentan ocultarlo, esto hay que evitarlo y comprobar de vez en cuando su estado de ánimo para que no oculten su depresión pues fácilmente caen en estados depresivos o acaban con la autoestima muy baja. Si hay carencias familiares o problemas en el hogar, suelen presentar problemas de comunicación, pues necesitan un entorno tranquilo, agradable.

Les gusta la música clásica, la pintura y las artes y fácilmente pueden escribir, contar o dibujar de manera improvisada grandes secretos ocultos para la humanidad a los cuales tienen acceso desde su nacimiento.

Trabajo con energía cristal

Se recomienda mucho tacto, cuidar las palabras en todo momento y alejar cualquier tipo de sentimiento de culpa, propio o ajeno, y tendencia cruel, en uno mismo o en otros niños.

Son niños sensibles a la hermandad y el cariño, aman a todos, por igual. No existen diferencias y esto es algo que hay que potenciar. No hablarles de niños buenos o malos pues para ellos, todos somos igualmente divinos, humanos, maravillosos. Pueden ser amigos incluso de una pequeña hormiga, la cual les escuchará y les comprenderá pues hablan el lenguaje de la VIDA.

Se les puede potenciar el don de sanación, la comunicación interna, la visión aural, la capacidad de ensoñación, la reconexión…

Hay que evitar el conocimiento exagerado y el trabajo con la mente racional.

Trabajan y hacen muy buen equipo con los niños índigo o azules quienes actúan como protectores y les guían ante emociones densas.

Un ejemplo de niña cristal: https://akiane.com/

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.