Niños empáticos

Características

Las personas con energía empática rápidamente copian el aura y las energías ajenas. Así, todos sus bloqueos, problemas tanto físicos como emocionales o mentales, son tal cual los tenían otros en su infancia.

Su aura se muestra cambiante y normalmente tienen bloqueos exactos a los de sus padres adquiriendo las mismas posturas y formas corpóreas debido a los mismos bloqueos en los mismos lugares.

La llegada de niños empáticos

Estamos ante unos sanadores kármicos especiales. Estas personas, en idas y venidas de sus diferentes vidas, han descubierto desde su Ser que la mejor forma de sanar y ayudar al otro a salir de su caparazón, es entrando dentro del otro, siendo el otro, y ¿qué mejor forma que convertirnos en él?

Las consecuencias son una vida de sufrimientos ajenos. Estos pesares, para las personas empáticas no son apenas dolorosos. Rápidamente sienten el dolor de muelas que tiene la persona sentada a su lado en el autobús, incluso antes de ver hinchazón o alguna señal, pero también rápidamente pueden sanarlo en sí mismos ayudando a su compañero a sanarlo igualmente.

Lo mismo ocurre con los padres, amigos o vecinos, se encargan de recoger sus pesares o problemas, sentirlos en sí mismos y rápidamente sanarlos.

Ocurre que cuando un niño empático se niega a sanar un problema ajeno, ya sea de uno de sus padres, hermanos o amigos, ese problema se queda en él y puede permanecer a su lado incluso toda la vida. Por ello es de vital importancia que distingan cuando el problema es de ellos o es ajeno, cuando realmente están en una situación que saben desenvolverse y sanar.

Aquellos problemas que más les costará superar, son los problemas de sus progenitores, pues ellos los sienten como problemas propios y los asimilan desde la más tierna infancia. Pueden asimilar los mismos pensamientos, valores o incluso actitudes en la vida, y si no reconocen el error en el otro, difícilmente comprenderán lo que ocurrió y difícilmente lo aceptarán y lo superarán.

Desde el amor y la entrega en su propia vida, estas personas vienen a sanar los comportamientos y las actitudes en la vida, son almas entregadas a una nueva forma de vivir en la que todos vivimos lo mismo, pues todos somos UNO.

Trabajar con empatía

Es muy bueno potenciar en los niños empáticos el trabajo en equipo, con niños en todos los momentos. Que aprendan a reconocer a sus compañeros, sus sentimientos y comportamientos y cómo estos les afectan en su día a día.

A veces requieren una atención especial, una mayor dosis de cariño, pues un niño empático, fácilmente siente la represión y la agresión de los padres sobre sus compañeros, o siente los insultos sobre los otros o la desgana y el miedo de los otros niños o adultos. A veces con mostrar un poco de amor se sana este sentimiento ajeno, otras veces con sólo estar a su lado o darles la mano ya se sienten seguros y pueden controlar mejor lo que sienten.

No es bueno que hagan un excesivo ejercicio físico pues no han de desahogar la emoción ni soltar la energía contenida, sino simplemente aprender a dirigirla, aprender a diferenciar entre la emoción propia y la ajena y el miedo propio y el ajeno, y esto es mejor hacerlo con ejercicio pausado, tranquilo y en armonía.

Ejemplo niña empática:

Ejemplo niños empáticos:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.