Niños plateados

Características

Los niños con el aura plateada tienen como misión limpiar, transmutar y sanar todas las densidades ocultas a fin de poder elevar la vibración planetaria.

Tristemente puede volverse gris cuando han “caído” en miedos y densidades muy grandes, pudiendo sentir odio, ira, rabia, grandes adiciones físicas o emocionales…

Son personas que fácilmente se enfadan y que podemos describir como una tormenta en medio de la calma, aunque difícilmente encuentran sentido a sus enojos.

Los primeros niños plata

Sobre los años 60 empezaron a nacer unos jóvenes con una energía nueva, una energía plateada. Nos encontramos con unas generaciones que sucumbieron al terror, a lo más oscuro del planeta para sacudirlo y limpiarlo.

Los niños plata fueron y son jóvenes y adultos con una dura misión de sanación. No se trata de una sanación del ADN, ni del miedo o las emociones, sino una sanación de las mayores densidades del planeta, la soberbia, el enojo, los depredadores energéticos, la decadencia mental…

Muchas personas que han nacido y mantienen esta energía han caído en fuertes dependencias de drogas, pasiones, trabajo, u otras miserias que no les permiten ver la luz en su corazón, pero no por ello han dejado su misión de luz, de limpieza. Se encargan día y noche de entrar en estados profundos de conciencia, en bajos astrales donde liberan lo más corrompido que hay a fin de que el planeta vaya sanando poco a poco. Ellos representan el principio del cambio, representan lo que rompe, la tormenta que remueve la tierra. Viven en agitación constante, en movimiento y acción constante. Viven en armonía con fuertes emociones que a veces no logran comprender o controlar como la ira, el deseo, el miedo, la depresión o pasiones ocultas, pero también viven con un gran sentimiento de hermandad, de trabajo en equipo, de honra y entrega.

Actualmente apenas nacen niños con el aura plateada, suelen mostrarse muy diferentes a las anteriores generaciones pues su limpieza es más en el nivel del subconsciente y de planos paralelos. Esto hace que sean niños aparentemente introvertidos, que tienen a ver sombras incluso donde todos ven luz, niños que no temen a las pesadillas ni a la muerte y logran comprender su significado de una forma mucho más consciente que un adulto.

Un ejemplo muy claro de estos niños

Niño: Hoy soñé que una víbora gigante me atacaba mientras dormía.

Padre: ¡Qué horror! ¡¿Sentiste mucho miedo?!

Niño: Papá, no es más que un sueño, las víboras no pueden atacarte cuando te quedas quieto.

Estos niños pueden parecer fríos aunque a veces presentan casos de hipersensibilidad y enfados frecuentes, con crisis de ira a veces preocupantes para los padres. Esto es debido a que en procesos paralelos, con consciencias superiores, están viajando a planos inferiores, planos astrales donde lideran luchas para liberar partes dormidas de la humanidad. Ellos no son conscientes pero una parte de sí mismos viaja a submundos donde viven emociones muy duras.

En la actualidad representan los guerreros más fuertes del Arcángel Miguel, aquellos que viajan a las profundidades de la mente humana, que atraviesan las puertas más negras, a fin de liberar a sus hermanos del miedo y las pasiones más densas.

Trabajar con energía plateada

Para trabajar con estos niños hay que “rescatarlos” de sus pesadillas y recordarles la belleza del ser humano, los valores más bondadosos, más cálidos. Es importante ayudarles a fortalecer un hábito de limpieza diario con agua, un contacto con el agua y con su propio cuerpo, pues en las pesadillas a veces las personas no somos lo que creemos ser, nos transformamos, y al despertar no nos reconocemos adecuadamente y podemos acabar creyendo que somos lo que sentimos en el sueño.

Sobretodo hablarles de que no todo son sombras y miedo, que hay una gran belleza en el mundo, y mantener su mirada en esta belleza, en esta bondad, en la luz, en el amor, en la amistad… Pero no idealizar esta belleza, buscar la belleza real de la Tierra y la humanidad para mostrarla en todo su esplendor.

El yoga y el ejercicio físico son actividades muy adecuadas para estos niños pues necesitan desahogar toda esa tensión y todas esas emociones. Si no, es probable que se desahoguen en ira, en rabia, mostrando pataletas descontroladas en las cuales puede parecer que se hagan daño a sí mismos y su objetivo aparente no es lograr nada, sino llamar la atención.

En otros casos hay niños que temporalmente pueden mostrar este comportamiento de rabietas, pero ello puede ser debido al hecho de “absorber” la tensión del alrededor y no a que sean propiamente niños plateados en el aura.

Ejemplo de niño plateado:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.