Niños psíquicos

Características

Son niños que utilizan los dos lados del cerebro a la vez de forma equilibrada. Pueden llegar a trabajar la mayor parte del cerebro lo que les serviría para llegar a comprensiones superiores sobre si mismos, sobre la materia además de para lograr una conciencia superior constante.

Suelen mostrarse especialmente torpes en la mayoría de los trabajos mentales que conocemos, en clase o en charlas de grupo. Por esto pueden permanecer ignorantes a su gran inteligencia durante mucho tiempo.

La llegada de Niños Psíquicos

Los niños psíquicos pueden ser índigo, plata, cristal, dorados… Cada vez son más los niños psíquicos y cada vez serán más conscientes de su capacidad.

Su nacimiento solo depende de la limpieza kármica que ya haya vivido su familia. Es necesario que la familia haya tenido un previo trabajo de sanación, ya sea consciente o inconsciente.

Son niños que utilizan los dos lados del cerebro a la vez de forma equilibrada. Pueden llegar a trabajar la mayor parte del cerebro lo que les serviría para llegar a comprensiones superiores sobre si mismos,

No llegan al planeta a cambiar nada, llegan porque pueden, porque están preparados. En un futuro todos serán psíquicos, la genética y la mente humana se acerca a un superdesarrollo, actualmente esto es lo que se nos está mostrando.

Trabajar con niños psíquicos

Si no se potencia o se desarrolla sus capacidades, pueden permanecer dormidos a lo que son durante toda su vida.

Es necesario señalar que en caso de desarrollar inadecuadamente una capacidad psíquica se corre el riesgo de realizar un trabajo basado en el ego y el raciocinio y no en un trabajo de crecimiento interior y desarrollo del Ser.

Aquellos niños que sobresalen en estas habilidades es importante realizar un trabajo de hermandad, de cariño, de amor, basado en la intuición y no en la mente. Más adelante, la mente se puede cegar por lo que sea, pero al corazón nada puede cegarlo. Todo es claridad desde el amor.

Este trabajo basado en el descubrimiento del corazón debe ser sincero, con humildad y sencillez. Esta enseñanza encierra un duro esfuerzo por ver, aceptar y superar la soberbia y el orgullo tanto del educador como del niño psíquico.

Es importante que se trabaje el amor como un abanico de luz y conocimiento del Ser divino que habita en cada átomo del Universo, el Amor hacia el hermano y la hermana, hacia el desconocido, hacia la tierra, hacia el mar y hacia las estrellas, el Amor en toda su amplitud.

El ejercicio físico es un trabajo indispensable con niños mentales o psíquicos pues les ayuda a equilibrar los hemisferios del cerebro a través de la lateralidad y la psicomotricidad además de a descubrir sus propias emociones y sentimientos ocultos con la expresión corporal y la improvisación. El reconocer el propio cuerpo, aceptarlo y controlarlo es indispensable. El ejercicio no debe de ser excesivo, sino como un juego y una forma de autodescubrimiento, con actividades como correr, saltar, bailar, hasta que cada uno reconozca y admita sus límites y sus cualidades más básicas.

En meditación es bueno el trabajo con viajes mentales para el descubrimiento del Cosmos, de lo invisible, del guía interior y de lenguajes universales como el Amor. Dibujar las formas que nos llegan desde el interior o incluso cantarlas o escucharlas es otra forma de descubrir lo invisible. Es bueno el trabajo sobre la meditación con el Maestro Interior que muestre el respeto, la humildad y lo pequeño del Ser humano ante lo inmenso de lo Divino. El trabajo en albergues, con colaboración con ancianos o con otros niños, ayuda a los niños psíquicos en casos extremos a conocer la naturaleza humana, a no sentirse por encima de ella y a aceptarla en uno mismo, algo muy importante para la propia autoestima y el desenvolvimiento en la vida adulta con respecto a las propias pasiones y emociones.

Ejemplo niño psíquico (en este caso recuerda vidas fuera del planeta Tierra):

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.