Vivir sin remordimientos

Los remordimientos son esa extraña sensación de algo del pasado inconcluso. Una sensación que sugiere que no hemos vivido, que no hemos sido coherentes, u honestos, o conscientes de nuestros actos. Algo podríamos haber cambiado, algo podríamos haber vivido que no hemos vivido o incluso algo podríamos haber dejado de hacer.
Una extraña sensación que nos demuestra que no estamos viviendo plenamente.

Aprender a vivir sin remordimientos es aprender a vivir con plena coherencia y honestidad.

Una vida sin remordimientos es una vida completa, donde existe una integralidad.

Pero ¿cómo podemos aprender a vivir sin remordimientos?

Lo primero es liberarnos de los remordimientos que tenemos del pasado. Perdonar, dejar ir y sobre todo, asumir las consecuencias de nuestros actos pasados.

Aprender a descansar tranquilo sabiendo que en el pasado dimos lo mejor de nosotros mismos y sentirnos en paz con lo que hicimos, fuimos, sentimos, vivimos.

Después, es aprender a vivir en autoobservación para lograr humildad, honestidad y coherencia. Una actitud nueva en la vida que nos permita vivir sin la necesidad de disculparnos, sino reconociendo y transformándonos en cada vivencia, aprendiendo de nuestros errores al reconocerlos y utilizar nuestro aprendizaje para impulsarnos en la vida.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.